Una posible explicación para la señal “Wow!”

Ubicación de la señal Wow!

Localización de la señal Wow! en un mapa estelar. Crédito: Benjamin Crowell.

En agosto de 1977, el observatorio Big Ear de la Universidad Estatal de Ohio registró un inusual señal durante 72 segundos; fue tan fuerte que Jerry Ehman, miembro del equipo del observatorio, escribió “Wow!” al lado de la lectura. Desde entonces, numerosos científicos han buscado una explicación para la señal, pero hasta ahora nadie podía ofrecer una hipótesis sólida. Todas las fuentes posibles, tales como asteroides, exoplanetas, estrellas e incluso señales desde la Tierra, han sido descartadas. Debido a sus características, incluso se postuló que la señal podría haber sido generada por una civilización extraterrestre. La frecuencia de la señal era de 1.420 MHz, la misma frecuencia que la del hidrógeno.

Un equipo de investigadores, en conjunto con el Centro de Ciencia Planetaria (CPS), afirma finalmente haber resuelto el misterio de la señal “Wow!”. Según indican, el responsable fue algún cometa desconocido en el momento de la detección. Antonio Paris, el investigador principal, describe su teoría y cómo el equipo la probó.

La explicación adquirió notoriedad el año pasado cuando un equipo del CPS sugirió que la señal pudo haber sido originada por una nube de hidrógeno que acompañaba un cometa; adicionalmente, el movimiento del cometa explicaría por qué la señal no se volvió a observar. El equipo notó que dos cometas habían estado en el mismo lugar del cielo que Big Ear estaba monitoreando el día en cuestión. Esos cometas P/2008 Y2 (Gibbs) y 266/P Christensen no habían sido descubiertos cuando la señal fue recibida. El equipo tuvo una oportunidad de probar su idea cuando los dos cometas aparecieron una vez más en el cielo nocturno desde noviembre de 2016 a febrero de 2017.

El equipo señala que las señales de radio de 266/P Christensen coincidieron con la de la señal “Wow!” de hace 40 años. Para verificar sus resultados, probaron lecturas de otros tres cometas y obtuvieron resultados similares. Los investigadores reconocen que no pueden decir con certeza que la señal “Wow!” fue generada por 266/P Christensen, pero indican que pueden decir con relativa seguridad que sí fue generada por un cometa.

Sin embargo, el análisis de Paris y su equipo presenta sus propias complicaciones y, en caso de ser correcta su conclusión, deberá ser comprobado por nuevos estudios.

El artículo “Hydrogen Line Observations of Cometary Spectra at 1420 MHZ” ha sido aceptado para su publicación en Journal of the Washington Academy of Sciences.

Fuente: Phys.org

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

  • Fabian De Feudis

    Es una interesante hipótesis, pero no mucho mas que eso. Los argumentos parecen ser bastante mas sólidos que las demostraciones de campo, las cuales son muy débiles. Leí el trabajo y me decepcionó bastante.

    Como esta en ingles, transcribo la traducción de la conclusión del trabajo, saquen sus propias conclusiones:

    En 2016, propusimos una hipótesis argumentando que un cometa y / o su nube de hidrógeno era un fuerte candidato a la fuente de la señal “Wow!”. Del 27 de noviembre de 2016 al 24 de febrero 2017, realizamos 200 observaciones en el espectro radioeléctrico para validar la hipótesis. Esta Investigación descubrió que los cometas 266 / P Christensen, P / 2013 EW90 (Tenagra), P / 2016 J1-A (PANSTARRS), y 237P / LINEAR emitió ondas de radio a 1420 MHz. Además, los datos recogidos durante esta investigación demostraron que existe una distinción bien definida entre Señales emitidas de fuentes celestes conocidas y cometas, incluyendo el cometa 266 / P Christensen.
    Se especula que la fuerza de la señal original en 1977 se habría contabilizado por el tamaño del Big Ear Radio Telescope (en comparación con el Sitio B) y / o el potencial Pérdida de masa del cometa 266 / P Christensen, que habría sido considerablemente más grande hace 40 años. Además, mientras que las nubes de hidrógeno neutras se han observado alrededor de otros cometas (en su mayoría a partir de espectros alfa de Lyman), determinando la extensión física y densidad de las nubes alrededor Cometas 266 / P Christensen, P / 2013 EW90 (Tenagra), P / 2016 J1-A (PANSTARRS), y 237P / LINEAR no fueron los propósitos de esta investigación. Para descartar la fuente de la señal de radio como emisión del cometa 266 / P Christensen, reposicionamos el telescopio lejos del cometa y llevó a cabo observaciones de cielo claro cuando el cometa no estaba cerca de las coordenadas de la señal “Wow!”. Durante estas observaciones de cielo claro, no se detectó ninguna señal de radio significativa a 1420 MHz. Esta investigación, por lo tanto, ha concluido que los espectros cometarios son observables a 1420 MHz y que la señal “Wow!” de 1977 fue un fenómeno natural de un cuerpo del Sistema Solar.