SETI no encuentra señales extraterrestres alrededor de la estrella KIC 8462852

Antenas del conjunto Allen Telescope Array. Crédito: SETI.

Antenas del conjunto Allen Telescope Array. Crédito: SETI.

Mucho se ha especulado durante las últimas semanas con respecto a que la extraña curva de luz de la estrella KIC 8462852 pudiera ser explicada por la existencia de una megaestructura extraterrestre alrededor del astro. Sin embargo, y para la decepción de muchos, SETI no ha encontrado señales de radio que pudieran ser atribuibles a vida inteligente.

Poco después de conocerse el caso de KIC 8462852 –y sus posibles explicaciones–, el Instituto SETI decidió apuntar el conjunto Allen Telescope Array (ATA) hacia la estrella, ya que encontrar una señal sería un fuerte indicio de la presencia de vida inteligente.

Durante dos semanas, se buscó dos tipos diferentes de señales de radio:

  1. Señales de banda estrecha, del orden de 1 Hz de ancho, tal como sería generada una “señal de llamado” por las civilizaciones que desearan anunciar su presencia. Este es el tipo de señal más frecuentemente buscado por SETI.
  2. Señales de banda ancha que podrían deberse a haces producidos por propulsión de naves dentro del sistema estelar. Si realmente se está llevando a cabo un proyecto de astroingeniería en las cercanías de KIC 8462852, se podría esperar la presencia de naves espaciales que sirvieran para esta actividad. Si estas naves son propulsadas por intensos haces de microondas, parte de esa energía podría manifestarse como fugas de radio en banda ancha.

El análisis de los datos recopilados por el conjunto ATA no muestra evidencia clara de algún tipo de señal entre las frecuencias de 1 y 10 GHz (frecuencias más altas que las cubiertas por la radio o televisión). Esto descarta transmisores omnidireccionales de aproximadamente 100 veces el uso total actual de energía terrestre en el caso de las señales de banda estrecha, y diez millones de veces ese uso para emisiones de banda ancha.

Estos límites son relativamente altos debido principalmente a la enorme distancia (más de 1.400 años-luz) que nos separa de KIC 8462852. Cabe destacar que si se estuviera enviando señales de manera intencional en nuestra dirección, la energía necesaria para hacerlo se vería reducida enormemente y sería muy difícil detectarlas para ATA.

Cualquier civilización capaz de construir una esfera de Dyson (o una estructura similar) tendría acceso a un nivel de energía de aproximadamente 1027 watts. Incluso los transmisores omnidireccionales serían detectables si solo un pequeño porcentaje de esta energía fuera usado para enviar señales.

“La historia de la astronomía nos dice que cada vez que pensamos que hemos encontrado un fenómeno que se debe a actividades de extraterrestres, estuvimos equivocados. Pero aunque es bastante probable que el extraño comportamiento de esta estrella se deba a la naturaleza, y no a extraterrestres, es prudente verificar este tipo de cosas”, indica Seth Shostak, astrónomo del Instituto SETI.

Las observaciones continuarán, pero hasta ahora no hay evidencia de señales de radio producidas intencionalmente en dirección de KIC 8462852.

El artículo “Radio SETI Observations of the Anomalous Star KIC 8462852” se encuentra disponible en el repositorio arXiv.

Fuente: SETI Institute

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...