Solar Probe Plus: a bucear en el Sol

Solar Probe Plus

Crédito: NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory.

Después de soñar por sesenta años con una misión cercana en el Sol, la meta se acerca velozmente para la NASA. Hace poco, la agencia anunció que la misión Solar Probe Plus ha pasado a un “desarrollo avanzado” y se espera que sea lanzada en el 2018. La sonda está siendo construida en el Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory (JHUAPL).

La Solar Probe Plus tiene unos años emocionantes después del lanzamiento, incluyendo sobrevuelos en Venus y una buceada en la corona solar, la capa más externa del Sol. Acá hay otros detalles para mantener la emoción:

  1. Mirando al Sol

¿De dónde fluye la energía del Sol? ¿Cómo se calienta la atmósfera externa? Estas son algunas de las preguntas que la Solar Probe Plus puede responder para la NASA. Un micrófono que se usará cuando la sonda pueda volar a través de la corona solar, algo que los científicos han querido hacer por sesenta años, pero no han podido hasta ahora.

“La Solar Probe Plus es una misión de exploración. Por ejemplo, la nave pasará cerca del Sol para ver el viento solar pasar de subsónico a supersónico, y viajará a través del lugar de nacimiento de las partículas solares con más energía”, escribió el JHUAPL en su sitio web. “Sin embargo, como con muchas misiones de este estilo, la Solar Probe Plus probablemente generará más preguntas que respuestas”.

  1. Siete sobrevuelos en Venus

Es muy común que las naves usen la atracción gravitacional para reducir sus requerimientos de combustible (que también ahorran en el peso de la sonda y por ende en dinero). Pero el tradeoff de la sonda será siete sobrevuelos en Venus entre 2018 y 2024.

Solo será hasta después del séptimo sobrevuelo que la Solar Probe Plus estará lo suficientemente cerca del Sol para realizar todo lo que los investigadores desean. Dicho esto, la sonda no estará inactiva durante ese tiempo. Mirará al astro desde la distancia, y cuando sobrevuele el planeta, algunos instrumentos científicos se activarán para observar el planeta. Es como una misión adicional en Venus.

  1. Desafiando la furia del Sol

La Solar Probe Plus necesitará aguantar mucho calor una vez se acerque al Sol. Se espera que su distancia más próxima a la estrella sea de 5.9 millones de kilómetros, unas siete veces más cerca de lo que Mercurio se acerca al Sol.

También rompe el récord de la nave Helios 2 que se acercó tímidamente a la órbita de Mercurio, cuando pasó a 44 millones de kilómetros del Sol en abril de 1976. Desde cerca y desde lejos, mirará al viento solar (la corriente de partículas del Sol), energía que se transfiere desde la estrella, y algo llamado a veces dusty plasma, gas súper caliente con partículas suspendidas en él, cerca al Sol.

Crédito: NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory

Crédito: NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory

  1. Locura magnética

El Sol tiene muchos misterios alrededor de su campo magnético. El principal es por qué la estrella reversa su polaridad cada once años en un ciclo que parece ir de un estado calmado sin manchas solares, a un monstruo escupiendo tormentas solares, a una vez más estar sereno antes de cambiar su polaridad una vez más.

Una parte importante de la misión Solar Probe Plus es explorar el campo magnético de la estrella para realizar mejores predicciones antes que la próxima tormenta salga disparada hacia la Tierra. “La compleja sobreposición de líneas puede enseñarle a los científicos sobre la forma en que el magentismo del Sol cambia en respuesta a los constantes movimientos internos”, explicó la NASA en marzo. “Nótese cómo los campos magnéticos son más densos cerca de los puntos brillantes visibles en el Sol, que son regiones magnéticamente fuertes, y muchos de los campos de líneas enlazan una región activa con otra.

  1. Construida para un largo recorrido

Si se va a acercar por periodos extensos al Sol, debe asegurarse que la sonda puede soportar el calor. La Solar Probe Plus cargará un escudo gigante que medirá 2.4 metros de diámetro y tendrá un grosor de 11.5 centímetros, hecho de carbono reforzado con fibra de carbono y nanoespuma de carbono.

Sus paneles solares, comentó el JHUAPL, podrán moverse alrededor asegurándose que sus éstos mantengan el calor y energía apropiados, retractándose y expandiéndose según lo necesite. Algunas tecnologías resistentes al calor vendrán de la nave MESSENGER de la NASA, una sonda que sobrevoló tres veces a Mercurio antes de embarcarse en una misión orbital que se realizó entre 2011 y 2015. Por ejemplo, el escudo de la Solar Probe Plus es similar en diseño al protector solar del MESSENGER.

Fuente: Space.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...