SpaceEngine

Space Engine

Space Engine

Si se parecen en lo más mínimo a mí, entonces considerarán que nos encontramos en el momento más aburrido de la Historia: ya es muy tarde para explorar nuestro mundo y descubrir nuevas tierras, territorios lejanos que eran el objetivo de exploradores y conquistadores; pero es demasiado temprano para explorar nuestro Universo y descubrir nuevas Tierras, aquellos planetas que serán nuestros nuevos hogares. Cada vez que pienso en esto, me da algo de nostalgia ya que no podré estar entre las personas que exploren y colonicen nuevos mundos, observen atardeceres en exoplanetas y se maravillen con la majestuosidad de la naturaleza más allá de muestro pequeño punto azul. Sin embargo, hace unas semanas descubrí algo que puede convertir este sueño en una realidad (virtual): SpaceEngine.

SpaceEngine, desarrollado por el astrónomo y programador ruso Vladimir Romanyuk, es un programa gratuito de astronomía en tercera dimensión similar al concepto de un planetario, sólo que en este caso el observador no está limitado al planeta Tierra, lo cual le permite desplazarse a través de todo el Universo conocido (y hasta desconocido) para explorarlo. Originalmente está ideado como un motor que servirá para la elaboración a futuro de un juego propiamente dicho de exploración estelar online y multijugador, sin embargo, esta etapa final aún no está completamente definida (el creador considera que el juego está en etapa beta).

Actualmente posee un catálogo de casi 120.000 estrellas, con los respectivos exoplanetas que estaban confirmados en el momento de su última actualización (versión 0.97.1 el 25 de diciembre de 2013), además de un amplio catálogo de galaxias, nebulosas, cúmulos estelares, agujeros negros, asteroides, cometas, etc. El simulador está diseñado para mostrar el máximo realismo posible, por lo que cada uno de los objetos celestes tiene las características físicas reales reflejadas en los catálogos estelares utilizados por su creador. Estas características se pueden observar al seleccionar cada objeto.

Muchos pensarán que sólo 120.000 estrellas es muy poco dado el tamaño que intenta reproducir la simulación, sin embargo, el programa también cuenta con la generación procesal automatizada de galaxias y todos los objetos contenidos en ellas (estrellas, nebulosas, agujeros negros y planetas), además de sus propias características. Esto permite que un planeta generado procesalmente tenga océanos y ríos; cráteres y cordilleras; atmósferas abarrotadas con tormentas o tan tenues como la de Mercurio. De esta forma, un usuario puede viajar al otro lado de la Vía Láctea o seleccionar una galaxia distante y comenzar a explorar para conseguir mundos exóticos, vistas increíbles y hasta planetas con vida. Puede guardar todos sus descubrimientos para sí mismo o, si desea formar parte de la comunidad, publicarlos en la página del programa e intercambiar ideas con otros usuarios, participar en competencias de búsquedas de mundos con ciertas características, etc. Además, la simulación permite avanzar varias decenas de miles de años tanto hacia al futuro como hacia el pasado.

Al igual que yo, es probable que muchos lectores ya se hayan tropezado anteriormente con Celestia. La principal diferencia entre ambos es que la comunidad que existe alrededor de SpaceEngine está en constante crecimiento, al igual que el desarrollo del proyecto, mientras que lamentablemente Celestia dejó de ser desarrollado en el año 2010. De hecho, Celestia fue parte de la inspiración para Vladimir Romanyuk, así que cualquier persona que haya utilizado los dos programas observará una gran cantidad de similitudes entre ambos, con la superioridad en gráficos y otros aspectos técnicos que hacen de SpaceEngine el mejor simulador astronómico de exploración existente. Además, diferentes usuarios crean constantemente addOns que permiten al juego mantenerse actualizado con los últimos descubrimientos en astronomía antes de la aparición de nuevas versiones; y además, algunos usuarios han creado addOns en los que recrean mundos que ellos han imaginado o que forman parte de la cultura sci-fi.

Ya que el programa es gratuito para su descarga y utilización, el desarrollador del mismo no percibe ingresos a través de él. Por esta razón y el hecho de que se haya decido hacerlo a código cerrado, su desarrollo es relativamente lento puesto que no está dedicado exclusivamente al proyecto. Sin embargo, existe una cuenta a la que se pueden realizar donaciones que le permitan acelerar el desarrollo. Todo esto se encuentra pulcramente detallado en la página de la comunidad.

Sin nada más que agregar, he aquí algunas fotografías de pantalla que espero que les entusiasme a descargar este juego:

Space Engine - Imagen 1.1

Vista de un planeta desértico en la zona habitable de una estrella procesal, desde órbita y desde su superficie. Copyright: Space Engine.

Space Engine - Imagen 1.2

Vista de un planeta desértico en la zona habitable de una estrella procesal, desde órbita y desde su superficie. Copyright: Space Engine.

Space Engine - Imagen 2

Vista de un planeta tipo Oceanía que gira en torno a una enana marrón en la zona habitable. Copyright: Space Engine.

Space Engine - Imagen 3

Otro planeta tipo Oceanía. Éste se encuentra atado gravitacionalmente, por lo que siempre muestra la misma cara a su estrella. El mismo es mitad océano, mitad hielo. La foto está tomada desde el borde del casquete glacial. Copyright: Space Engine.

El peso del instalador es de 850MB.

Requerimientos:

Mínimo Recomendado
CPU 2 GHz 3 GHz
RAM 2 GB 2 GB
Video 512 MB 1024 MB
OpenGL 3.0 3.0
OS Windows XP Windows 7

La página web del programa para su descarga y acceso a la comunidad es: http://en.spaceengine.org/

El acceso a la galería de fotos de otros usuarios para ver más (y mejores) fotos: http://en.spaceengine.org/forum/10-432-1

Artículo enviado por Pedro Zampella C.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

  • Pingback: Bitacoras.com()

  • George Miquilena Giorno

    No te pongas triste por no poder vivir en la era espacial, eres de esta época de la historia, y sientete orgulloso por ello, trata de vivir la vida como una aventura.