La próxima generación de exploradores robóticos, ¡alimentados por bacterias!

Ilustración artística de cómo un diminuto explorador robótico podría usar bacterias como fuente de energía. Crédito: NASA/Laboratorio de Investigación Naval.

Conforme avanza la tecnología, una gran cantidad de aparatos tecnológicos y otras cosas que usamos se hacen más pequeños, ligeros y finos. Ahora, esta tendencia puede llevarse a otro extremo –pequeños exploradores robóticos espaciales que usan una minúscula fuente de energía-, las bacterias. Puede sonar a ciencia ficción, o simplemente como algo extraño, pero es la idea que hay tras una nueva propuesta de la NASA como una alternativa a las misiones solares o nuleares que son comunes en la actualidad. Las bacterias podrían proporcionar una fuente de energía de larga duración que podría mantener a una diminuta sonda robótica; la cantidad de energía generada también sería pequeña, sin embargo, no lo suficiente para alimentar a sondas de mayor tamaño como los rovers de Marte, por ejemplo. Las células de combustible microbiano podrían durar mucho tiempo, no obstante, siempre que las propias bacterias tengan un suministro de alimento adecuado. Sigue leyendo

Confirman que la falta de gravedad altera algunas funciones biológicas

Un equipo internacional ha reproducido en un laboratorio las condiciones gravitatorias que se dan en el espacio. Gracias a este sistema han comprobado, en moscas de la fruta, que la falta de gravedad altera algunas funciones biológicas fundamentales de los seres vivos como el crecimiento y el comportamiento animal. El hallazgo podría suponer un avance en la creación de nuevos sistemas de soporte vital en futuras misiones espaciales.

Astronautas de la Expedición 16 en la Estación Espacial Internacional. Crédito: NASA.

Un grupo de investigación, en el que han participado investigadores españoles, ha logrado recrear en laboratorio, gracias a un simulador magnético, las condiciones de microgravedad que existen en el espacio.

Este estudio, que se publica en la revista Interface de la Royal Society, confirma que los seres vivos que se desarrollan en el espacio pueden presentar alteraciones en algunas funciones biológicas fundamentales, como el crecimiento, la proliferación celular, el desarrollo y el comportamiento animal. Sigue leyendo

El comportamiento de los seres vivos inspira la planficación de misiones espaciales

Investigadores del grupo ISCAR de la UCM utilizan técnicas basadas en el comportamiento de los seres vivos, como los enjambres, para planear las misiones espaciales interplanetarias. El impulso que recibe un satélite en una misión espacial al pasar cerca de la órbita de algún planeta se puede aprovechar para reducir el coste y la duración de la misión.

Dos posibles trayectorias para la misión EVVEJS. En la parte derecha la trayectoria recorrida es menor.

La planificación de las misiones espaciales interplanetarias conlleva el análisis y estudio de una serie de condiciones que deben cumplirse de forma que las hagan posibles, dadas las limitaciones físicas impuestas por los satélites y por el combustible requerido. Sigue leyendo

Los delfines podrían ayudar a comunicarnos con los extraterrestres

Los científicos esperan desarrollar un lenguaje común con los delfines que pueda ayudar a comunicarnos con los extraterrestres.

Delfín moteado. Crédito: Corbis.

Durante 27 años, la bióloga marina Denise Herzing y sus colegas han sido visitantes regulares del Océano Atlántico, hogar de una manada de 200 miembros de delfines moteados que viven el norte de las islas Bahamas.

Comprender las relaciones entre los miembros de la manada es clave para desentrañar lo que significan sus docenas de silbidos, chasquidos y otras señales. Sigue leyendo

¿Podemos los humanos sentir el magnetismo de la Tierra?

Una proteína que se encuentra en la retina humana es capaz de sentir los campos magnéticos cuando es implantada en moscas de la fruta. El hallazgo reabre un área de la biología sensorial en los humanos.

Crédito: Aaron L. Gronstal.

Para las aves migratorias y tortugas marinas, la habilidad de sentir el campo magnético de la Terra es crucial para realizar los largos viajes que estos animales emprenden durante su migración. Sin embargo, se asume que los humanos no tienen una sensibilidad magnética innata. La investigación publicada en Nature Communications por un cuerpo docente de la Escuela Médica de la Universidad de Massachusetts demuestra que una proteína expresada en la retina humana puede sentir los campos magnéticos cuando es implantada en la Drosophila, reabriendo un área de la biología sensorial en humanos para una mayor exploración. Sigue leyendo

No sólo el más fuerte sobrevive

Una nueva teoría sobre evolución cuestiona la idea de que ‘sólo sobrevive el más fuerte’. Esto significa que la biodiversidad podría evolucionar donde previamente se creía imposible.

La idea de Darwin de que sólo el más fuerte sobrevive ha sido puesta en tela de juicio por una nueva investigación publicada el 27 de marzo en la revista Nature.

Una colaboración entre las Universidades de Exeter y Bath en Reino Unido, junto con un grupo de la Universidad Estatal de San Diego en Estados Unidos, desafía nuestra actual comprensión de la evolución demostrando que la biodiversidad puede evolucionar donde previamente se creía imposible. Sigue leyendo

¿Qué es la vida?

La biología de sistemas estudia cómo surgieron los organismos vivos a partir de interacciones de elementos individuales que componen las células. El campo está recién comenzando a popularizarse, pero podría proporcionar importantes avances en la comprensión de los orígenes de la vida.

Ilustración artística de la evolución de la vida en la Tierra. Crédito: NASA

La biología de sistemas es un enfoque integral del estudio de cómo surgieron los organismos vivos a partir de las interacciones de los elementos individuales que forman sus células constituyentes. Sigue leyendo

Un experimento de hace medio siglo revela nuevos datos sobre el origen de la vida

El sulfuro de hidrógeno fue esencial en las reacciones químicas que produjeron las primeras formas de vida en la Tierra. El hallazgo, demostrado en un experimento de 1958 que no llegó a publicarse, ha sido confirmado ahora por un equipo internacional de científicos.

El sulfuro de hidrógeno desempeñó un papel fundamental en las reacciones químicas que originaron la vida en la Tierra. Crédito: Pfooti.

Un experimento realizado en 1958 por el químico Stanley Miller simuló las condiciones de la Tierra en épocas primitivas. Para ello, el trabajo expuso una mezcla de sulfuro de hidrógeno, agua, metano, dióxido de carbono, amoniaco y gas, a descargas eléctricas (de rayos y calor). Sin embargo, el estudio no llegó nunca a publicarse. Sigue leyendo