Buscando obtener la primera imagen de un agujero negro

Telescopios de GMVA y EHT

Ubicación de los telescopios participantes del Global mm-VLBI Array (GMVA) y del Event Horizon Telescope (EHT). Crédito: ESO/O. Furtak.

El centro de nuestra galaxia alberga un monstruo cósmico: un agujero negro supermasivo conocido como Sagitario A*, cuya masa equivale a unos cuatro millones de veces la masa del Sol. Su gravedad es tan intensa que ni siquiera la luz escapa a su fuerza de atracción, lo que significa que no lo podemos ver y si no fuera por su influencia gravitacional sobre las estrellas que lo rodean, ¡ni siquiera sabríamos que existe! Sin embargo, se ha puesto en marcha una ambiciosa colaboración para obtener una imagen del horizonte de eventos del agujero negro. Sigue leyendo

Miden por primera vez el radio de un agujero negro

Simulación que muestra cómo la gravedad extrema del agujero negro de M87 distorsiona la apariencia del chorro cerca del horizonte de sucesos. Crédito: Avery E. Broderick, Universidad de Waterloo/Instituto Perimeter.

Como todas las cosas invisibles que sólo son parcialmente comprendidas, los agujeros negros evocan una sensación de misterio. Los astrónomos saben que la enorme atracción gravitatoria de los agujeros negros les permite ‘absorber’ materia. También saben que la materia que cae en ellos produce poderosos chorros de partículas que salen disparados desde el agujero negro a una velocidad cercana a la de la luz. Pero cómo ocurre exactamente este fenómeno sigue siendo objeto de conjeturas, dado que los astrónomos nunca han logrado observar sus detalles. Sigue leyendo