¿Deberíamos rehacer Marte a imagen de la Tierra?

Océanos de Marte

Marte pudo estar alguna vez cubierto de océanos. Crédito: NASA.

Eventualmente tendremos la tecnología necesaria para hacer a Marte un planeta más habitable, ¿pero para quién? ¿Para terrestres o marcianos?

Por definición, la terraformación de Marte lo haría más parecido a la Tierra. Como alternativa, una “renovación de Marte” buscaría reanimar cualquier vida nativa que pudiera haber sobrevivido en nichos ambientales durante miles de millones de años. El astrobiólogo Chris McKay, del Centro de Investigación Ames de la NASA en Moffett Field, California, está a favor de un término no-geocéntrico: la “ecosíntesis planetaria”, para restablecer una biosfera robusta en la superficie de un planeta. Sigue leyendo

Cómo usar corazas para terraformar un planeta

Ciudad sobre coraza

Ciudades completas podrían colgar sobre corazas que se sostienen en la atmósfera del planeta recientemente terraformado. Crédito: Ken Roy/Seminario Interestelar Tennessee Valley.

Un día los humanos podrían re-hacer un mundo a imagen de la Tierra.

La transformación de un mundo inhóspito en uno habitable, un proceso conocido como terraformación, podría ser un exitoso camino para colonizar otros mundos después de un largo viaje interestelar, dice Ken Roy, ingeniero y presentador en el congreso de naves espaciales realizado a comienzos de octubre en Dallas, Tex. Sigue leyendo

¿Deberíamos terraformar Venus primero? (Parte 2/2)

Ilustración artística de Venus terraformado. Crédito: Daein Ballard.

Ilustración artística de Venus terraformado. Crédito: Daein Ballard.

En la década de 1990, Paul Birch propuso un plan en que Venus sería inundado con más de 4×1019 kg de hidrógeno. Éste causaría una reacción con el CO2, lo que a su vez produce grafito y agua, mucha agua. Sus estimaciones predijeron que aproximadamente el 80% del área de la superficie de Venus eventualmente sería cubierta por el agua (comparado con el 70% de la Tierra).

Otros planes describen la captura de carbonatos, licuefacción directa y secuestro, nanotecnología avanzada, un proceso a megaescala con cal viva, o una combinación de algunos de esos planes. Sigue leyendo

¿Deberíamos terraformar Venus primero? (Parte 1/2)

Ilustración artística de un volcán venusiano activo. Crédito: ESA/AOES.

Ilustración artística de un volcán venusiano activo. Crédito: ESA/AOES.

Como una futura “especie terraformadora”, damos por hecho que Marte será nuestro primer megaproyecto. Pero si bien terraformar el Planeta Rojo en algo más acogedor para la vida parece el primer paso más lógico –pero no lo más fácil- en la colonización del Sistema Solar, en realidad podría tener más sentido enfrentar primero a nuestro planeta hermano. Dado que algunos científicos advierten sobre un efecto invernadero desbocado en la Tierra, puede ser prudente para nosotros terraformar Venus primero, un planeta que ya está sometido a un apocalipsis inducido por el dióxido de carbono. Y al hacer esto podríamos aprender cómo prevenir o revertir una catástrofe similar en la Tierra. Sigue leyendo

Un Marte vivo

Un Marte vivo, con la imagen centrada en el  en el Valles Marineris. Crédito: Kevin M. Gill.

Un Marte vivo, con la imagen centrada en el en el Valles Marineris. Crédito: Kevin M. Gill.

Es una hermosa “canica azul”, pero no, no es la Tierra. Tampoco la ilustración artística de un lejano exoplaneta apto para la vida. Es una recreación de como se vería nuestro vecino Marte con sus antiguos océanos o luego de una futura terraformación.

Las imágenes fueron creadas por el ingeniero de software Kevin M. Gill a partir de varias fuentes científicas, y nos muestran a un Marte rebosante de vida muy similar a la actual Tierra. Así es como se pudo haber visto el Planeta Rojo Azul hace miles de millones de años cuando los océanos cubrían su superficie, o como se podría ver si alguna vez fuese terraformado por el hombre. Sigue leyendo

¿Deberíamos terraformar Marte?

Representación artística de Marte terraformado, centrada en el Valles Marineris. Crédito: Daein Ballard.

A medida que continuamos explorando el Sistema Solar, surge inevitablemente la cuestión de la habitación o colonización. Las bases habitadas en la Luna o Marte, por ejemplo, han sido durante un largo tiempo el sueño de muchos. Hay un deseo natural de explorar tan lejos como podamos ir, y también de extender la presencia de la humanidad en una base permanente o, al menos, semi-permanente. Para hacer esto, sin embargo, es necesario adaptarse a diferentes ambientes extremos. En la Luna, por ejemplo, una colonia debe ser auto sostenible y proteger a sus habitantes del duro ambiente exterior carente de aire. Sigue leyendo