Trasladando las antenas gigantes de ALMA

Transportador Lore, ALMA

Lore traslada una de las antenas de 7 metros de ALMA. Crédito: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO).

La posibilidad de desplazar las antenas es una de las características que hacen de ALMA un telescopio tan potente. Pero, ¿cómo es posible trasladar una de las antenas gigantes de 100 toneladas de ALMA unos 30 kilómetros cuesta arriba, hacia el llano de Chajnantor, a 5.000 metros de altitud con un ambiente carente de oxígeno, y terminar el trabajo con una precisión milimétrica?

Cada antena contiene componentes de última generación y pesa más de 100 toneladas, por lo que se necesita vehículos especiales para trasladarlas. Los ingenieros tuvieron que idear vehículos lo suficientemente resistentes y duraderos como para transportar una antena por los 28 kilómetros que separan el Centro de Operaciones (OSF), a 2.900 metros de altitud, y el llano de Chajnantor, situado a una altitud de 5.000 metros, así como para reubicarlas en el mismo llano, de ser necesario.

Gigantes para transportar gigantes

Otto y Lore son los apodos de los transportadores de última generación utilizados en ALMA. Las cifras son impresionantes: con 20 metros de largo, 10 metros de ancho y 6 metros de alto, 28 ruedas, un peso de 130 toneladas cada uno (sin carga), y dos poderosos motores diesel de 700 caballos de fuerza capaces de alcanzar los 20 km/h, Otto y Lore son megaestructuras en constante movimiento.

Transportador Otto, ALMA

Otto con una antena de 12 metros, dejando atrás el OSF. Crédito: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO).

Más que sólo enormes máquinas de carga, Otto y Lore además poseen una precisión extraordinaria, siendo capaces de posicionar, con extrema sutileza y exactitud, cada uno de los componentes del proyecto astronómico más grande del mundo. Son utilizados para disponer las 50 antenas de 12 diámetros del conjunto principal en ubicaciones separadas por distancias de entre 150 metros y 16 kilómetros.

La construcción de Otto y Lore implicó muchos retos. Se instalaron sistemas de frenado y dispositivos de seguridad especiales para prevenir accidentes y proteger las costosas antenas de ALMA. El respaldo del asiento del conductor tiene una forma que le permite utilizar el tanque de oxígeno necesario para conducir a gran altitud. Sin embargo, el conductor no es el único en sentir el efecto de la altura: cada uno de los motores de 700 caballos de Otto y Lore desarrollarán apenas unos 450 caballos (320 kW) al funcionar en la atmósfera enrarecida del llano situado a 5.000 metros.

Los camiones avanzan a una velocidad máxima de 20 km/h, que se limita a 12 km/h cuando transportan una antena. Esto puede no ser muy rápido, pero en su diseño se dio prioridad a la seguridad y a la precisión. Durante los procesos de carga y descarga de una antena, o en cualquier otra maniobra delicada, los camiones pueden ser operados por control remoto, lo que permite al conductor estar fuera del camión y vigilar de cerca la maquinaria.

Sin estas máquinas impresionantes que permiten transportan las antenas, el Proyecto ALMA sería imposible de llevar a cabo. Un observatorio moderno requiere numerosas tecnologías de punta. Otto y Lore desempeñan un papel fundamental en el monumental Proyecto ALMA.

Fuente: ALMA

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Esta entrada fue publicada en Otros y etiquetada , , por Felipe Campos. Guarda enlace permanente.
Felipe Campos

Acerca de Felipe Campos

Ingeniero en Informática. Atraído desde pequeño por la ciencia, y aficionado a la astronomía desde hace algunos años. Con el tiempo que dispone, intenta acercar esta ciencia a la gente, ya sea mediante la publicación de artículos o de eventos y actividades astronómicas en Chile. Traductor de ESOcast para el Observatorio Europeo Austral.