Un mar titánico

Ligeia Mare en Titán

Ligeia Mare en Titán. Crédito: NASA/JPL-Caltech/ASI/Cornell.

La misión internacional Cassini nos muestra Ligeia Mares, la segunda masa de líquido de Titán, en esta imagen en falso color.

Ligeia Mares tiene una extensión de 420 por 350 kilómetros, y más de 3.000 km de costa. Está lleno de hidrocarburos líquidos, principalmente de etano y metano, y es uno de los múltiples mares y lagos que salpican la región del polo norte de Titán, la mayor luna de Saturno.

En esta imagen se pueden distinguir varios ríos que desembocan en el mar. Cassini todavía no ha observado olas en la superficie de Ligeia Mare; un gran número de científicos piensa que los vientos todavía no son lo suficientemente fuertes a estas latitudes como para levantar oleaje, pero se espera que se intensifiquen a medida que el hemisferio norte de Titán se acerque a su solsticio de verano, en el año 2017. Durante la aproximación de la sonda a Titán del pasado día 23 de mayo de 2013, los instrumentos de Cassini tomaron datos que permitirán medir con precisión la rugosidad de la superficie de Ligeia Mare.

Este mosaico es una composición de las imágenes tomadas por el Radar de Apertura Sintética (SAR) de Cassini durante las sucesivas aproximaciones de la sonda a Titán entre febrero de 2006 y abril de 2007.

El instrumento SAR de Cassini funciona enviando pulsos hacia la superficie de Titán y analizando los ‘ecos’ que regresan al instrumento en función del tiempo y de la frecuencia, lo que le permite generar una imagen de la superficie.

La intensidad del eco recibido depende de la rugosidad, estructura y composición del terreno. Las superficies lisas, como la superficie de Ligeia Mare, reflejan la mayor parte de la energía en dirección opuesta al satélite y aparecen en tonos oscuros. En contraste, las superficies rugosas dispersan la señal y una fracción considerable logra regresar al satélite. En esta imagen en falso color, las superficies rugosas se muestran en tonos que van del amarillo al blanco. Como el radar funciona en una única frecuencia, las imágenes obtenidas con esta técnica no contienen información sobre el ‘color’ real de la superficie.

El radar permite observar a través de la densa atmósfera que oculta la superficie de Titán en las bandas del infrarrojo y de la luz visible.

Fuente: ESA

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...