Un próximo sistema de enanas marrones podría albergar el exoplaneta más cercano a la Tierra

WISE J104915.57-531906

WISE J104915.57-531906 visto en el estudio All-WISE de la NASA. Crédito: NASA/JPL/Gemini Observatory/AURA/NSF.

En 2012 los astrónomos anunciaron el descubrimiento de un planeta similar a la Tierra orbitando nuestra vecina más cercana, Alpha Centauri B, a tan solo 4,3 años luz de distancia. Pero este descubrimiento viene con un acalorado debate. Un segundo grupo de astrónomos fue incapaz de confirmar la presencia del exoplaneta, manteniendo el argumento sin resolver hasta la fecha.

Pero no se preocupe. Uno solo necesita mirar a 2,3 años luz para ver una tentadora – aunque todavía sin confirmar – evidencia de un exoplaneta orbitando una pareja de enanas marrones: objetos que no son lo suficientemente masivos como para dar inicio a la fusión nuclear en sus centros. Puede haber un exoplaneta en el tercer sistema más cercano a nuestro Sol.

Los astrónomos sólo descubrieron el sistema el año pasado, cuando las enanas marrones fueron detectadas en los datos del Wide-Field Infrared Explorer (WISE) de la NASA. Echa un vistazo al último artículo de Universe Today sobre el descubrimiento aquí (en inglés). Se escaparon de la detección durante tanto tiempo debido a que se encuentran en el plano de la galaxia, un área densamente poblada de estrellas, que son mucho más brillantes que las enanas marrones.

Henri Boffin del Observatorio Europeo Austral (ESO) lideró a un equipo de astrónomos en una misión para aprender más sobre estas tenues vecinas recientemente encontradas. El grupo usó el Very Large Telescope (VLT) de ESO en Paranal, en Chile, para realizar astrometría, una técnica utilizada para medir la posición de los objetos con precisión. Estos datos cruciales les permitirían hacer una mejor estimación de la distancia de los objetos, así como su periodo orbital.

El equipo de Boffin fue el primero capaz de medir sus masas, encontrando que el peso de una de las enanas marrones es 30 veces la masa de Júpiter y que el peso de la otra es 50 veces la masa de Júpiter. Estos objetos ligeros orbitan entre sí lentamente, tardando cerca de 20 años.

Pero sus órbitas no se trazaron perfectamente – hubo disturbios leves, lo que sugiere que algo tiraba de estas dos enanas marrones. ¿La causa más probable? Un exoplaneta – de tres veces el peso de Júpiter – orbitando uno o incluso ambos objetos.

“El hecho de que nos encontráramos un potencial compañero de masa planetaria en torno a un sistema de este tipo muy cerca y binario, fue una sorpresa”, dijo Boffin a Universe Today.

El siguiente paso será el de supervisar el sistema de cerca con el fin de verificar la existencia de un compañero de masa planetaria. Con el valor de los datos de un año completo será relativamente sencillo eliminar la señal causada por el exoplaneta.

Hasta ahora solo ocho exoplanetas han sido descubiertos alrededor de enanas marrones. Si se confirmara, este planeta sería el primero descubierto usando astrometría.

“Una vez que se confirme el compañero, este va a ser un blanco ideal para la fotografiarlo mediante el futuro instrumento SPHERE en el VLT”, dijo. Este instrumento permitirá a los astrónomos capturar directamente planetas cercanos a su estrella anfitriona – una técnica difícil que merece el reto, ya que revela una gran cantidad de información sobre el planeta.

Una vez confirmado, este planeta se presentará como el exoplaneta más cercano al Sol, hasta que se resuelva el debate en torno a Alpha Centauri Bb.

El artículo ha sido aceptado para su publicación en Astronomy & Astrophysics Letter y está disponible para ser descargado aquí (en inglés). Para más información sobre Alpha Centauri Bb leer por favor el artículo “Encontrado un planeta en el sistema estelar más cercano a la Tierra”.

Fuente: Universe Today

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...