Una despedida a Venus Express

Aero-frenado de Venus Express

Ilustración artística del aero-frenado de Venus Express. Crédito: ESA-C. Carreau.

Una nave espacial europea se sumergirá en una atmósfera gruesa de Venus el próximo mes en una maniobra audaz que puede llevar su larga y productiva misión a un final dramático.

La sonda Venus Express de la Agencia Espacial Europea (ESA), que ha estado dando vueltas al infernalmente caliente “planeta hermano” de la Tierra desde hace ocho años, se está quedando sin combustible. Así que los funcionarios de la misión están envueltos en operaciones científicas de rutina esta semana para comenzar a preparar la Venus Express para una inmersión profunda en el aire de rápidos remolinos del planeta.

“Hemos realizado anteriormente hazañas cortas de ‘aerodrag’ donde hemos rozado las capas superiores finas de la atmósfera a unos 165 kilómetros (103 millas), pero queremos ir más profundo, tal vez tan profundo como 130 kilómetros (81 millas), tal vez aún más bajo”, dijo el director de la misión Venus Express Patrick Martin en un comunicado.

“Es sólo por la realización de operaciones atrevidas como estas que podemos obtener nuevos conocimientos, no sólo acerca de las usuales regiones inaccesibles de la atmósfera del planeta, sino también de la forma en que la nave y sus componentes responden a un ambiente tan hostil”, añadió Martin.

Venus Express tomará mediciones de temperatura y de presión y reunirá otros datos científicos durante la inmersión, que está programada para llevarse a cabo del 18 de junio al 11 de julio. Pero los funcionarios de la misión esperan que la maniobra de “aerofrenado” tenga otros beneficios también.

“La campaña también ofrece la oportunidad de desarrollar y practicar las técnicas de operación críticas necesarias para el aerofrenado, una experiencia que será valiosa para la preparación de futuras misiones planetarias que pueden requerirlas operacionalmente”, Paolo Ferri, jefe de operaciones de la misión de Venus Express, dijo en un comunicado.

Ocho años productivos

Imagen tomada por la sonda Venus Express

Venus Express se puso en marcha en noviembre de 2005 y llegó a Venus en abril de 2006. Su órbita es muy elíptica, estando la sonda tan cerca del planeta como a 155 millas (250 km) y en lugares tan lejanos como 41.000 millas (66.000 km).

La nave espacial  ha utilizado sus siete instrumentos científicos para aprender mucho sobre el ambiente y la superficie de Venus en los últimos años.

Por ejemplo, la Venus Express ha detectado relámpagos en las nubes de ácido sulfúrico del planeta y ha determinado que las velocidades de los vientos misteriosamente aumentaron de 186 mph (300 km/h) a 250 mph (400 km/h) en un lapso de seis años de la Tierra.

Las mediciones infrarrojas de la misión también sugieren que Venus podría haber tenido un sistema de tectónica de placas en el pasado, como la Tierra hoy en día, así como un océano de agua líquida. Otras observaciones indican que el planeta probablemente fue volcánicamente activo tan recientemente como hace 2,5 millones de años, y todavía puede serlo hoy, dijeron las autoridades.

“Venus Express nos ha enseñado cuán variable es el planeta en todas las escalas de tiempo y, además, nos ha dado pistas sobre cómo podría haber cambiado desde su formación hace 4.600 millones de años”, dijo el científico del proyecto Håkan Svedhem. “Esta información está ayudando a descifrar cómo fue que la Tierra y Venus llegaron a llevar vidas tan radicalmente diferentes, pero también hemos notado que tienen algunas similitudes fundamentales”.

La Tierra y Venus son casi del mismo tamaño y se formaron más o menos al mismo tiempo. Pero Venus es un mundo mucho más inhóspito que el nuestro, con temperaturas superficiales de hasta 450 grados Celsius y un ambiente súper denso compuesto de gases tóxicos.

El fin está cerca

Venus Express podría no sobrevivir a la próxima inmersión profunda, dijeron funcionarios. Pero si lo hace, los controladores de la sonda la impulsarán a su órbita una vez más y la comandarán para que se mantenga recolectando datos unos cuantos meses más, hasta que su combustible se agote.

Pase lo que pase, la misión Venus Express “es probable que termine a fines de año”, dijeron funcionarios de la misión.

“Venus Express ha penetrado más profundamente en los misterios de este planeta de lo que nadie ha soñado nunca, y sin duda continuará sorprendiéndonos hasta el último minuto”, dijo Svedhem.

Es un hecho, que la sonda Venus Express ha aportado más de lo esperado, y somos muchas las personas que gracias a sus grandiosos datos, podemos conocer un poco más acerca de nuestro planeta vecino, Venus.

Fuente: Space

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...