Velocidad de escape de las estrellas muestra cómo salir de la Vía Láctea

Vía Láctea

Impresión artística de la Vía Láctea. Crédito: NASA.

Salir de la galaxia podría requerir un motor de antimateria. Futuros exploradores saldrán de la Vía Láctea teniendo que impulsar su nave espacial a 0,2 por ciento de la velocidad de la luz, esto de acuerdo con un estudio de estrellas de rápido movimiento en nuestra galaxia.

Timann Piffl del Instituto de Astrofísica de Leibniz en Potsdam, Alemania, y sus colegas usaron los datos más recientes del estudio del Experimento de Velocidad Radial (RAVE). En los análisis se utilizó el Observatorio Anglo-Australiano que posee el telescopio Schmidt de 1,2 m en Siding Spring, Nueva Gales del Sur, Australia, para medir las distancias a las estrellas y las velocidades a las cuales ellas se acercan o se alejan de nosotros, entre otras propiedades. El sondeo más reciente estudió cerca de 426.000 estrellas.

De este estudio y un catálogo de estrellas previamente publicado, el equipo seleccionó 90 estrellas de alta velocidad cuyas velocidades sobrepasaran los 300 km/s, aproximadamente una milésima de la velocidad de la luz.

Posteriormente, el equipo estudió varios modelos de galaxias espirales del tamaño de la Vía Láctea para determinar cuál era el que encajaba mejor en la observación de las estrellas y sus velocidades. La simulación más adecuada fue con galaxias que tenían una masa cercana a los 1,6 billones de soles.

“La gente solía decir que sería el doble”, dice Joss Bland-Hawthorn miembro del equipo y astrónomo en la Universidad de Sydney en Australia. “No es tan masiva como pensábamos”.

Con la masa probable de la galaxia en la mano, el equipo calculó la velocidad de escape para objetos en las vecindades de nuestro sistema solar. Para escapar de la atracción gravitacional de nuestra galaxia, una nave espacial necesitaría alejarse de nuestro sistema solar e impulsarse a 537 km/s. Para contextualizar, un cohete necesita una velocidad de apenas 11,2 km/s para escapar de la gravedad de la Tierra.

Los cohetes convencionales nunca podrían hacer esto. Si la nave espacial usara los más potentes motores de cohete químicos necesitarían demasiado combustible, e incluso para los motores de iones de alta tecnología –los cuales son bastante eficientes para largas travesías en el Sistema Solar- su máxima velocidad de salida es de aproximadamente 15 km/s.

Pero Bland-Hawthorm especula que un poderoso sistema de propulsión que libere energía combinando materia con antimateria podría ser el truco. El desafío, por supuesto, sería encontrar caminos para crear y confinar grandes cantidades de antimateria. “Yo sé que esta es una idea loca, pero si tuvieras mucha antimateria, podrías alimentar una astronave fuera de la galaxia”, dice.

Fuente: New Scientist

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Esta entrada fue publicada en Tecnología Espacial y etiquetada por Luis Feres. Guarda enlace permanente.
Luis Feres

Acerca de Luis Feres

Luis Feres Molina, estudiante de Ingeniería Civil Aeroespacial y actual miembro del GIP (Grupo de Interés en Propulsión) de la UdeC. Con mi equipo fabricamos cohetes, motores, paracaídas y cosas por el estilo; con el fin de cumplir una misión científica. Me encanta la tecnología espacial, específicamente el área de propulsión. Además tengo una gran pasión por la astronomía, la física y el estudio del cosmos, cuando miro el cielo nocturno me pregunto ¿por qué estamos aquí? ¿cómo se formó todo lo que conocemos? ¿cuáles son los límites de nuestro universo? si es que los hay, quisiera conocer las respuestas y viajar a las estrellas.