Voyager 1 descubre una nueva región en el borde del Sistema Solar

La sonda Voyager 1 de la NASA ha descubierto una nueva capa del Sistema Solar que los científicos no sabían que estaba allí, anunciaron el 3 de diciembre los investigadores.

Ilustración artística de Voyager 1 explorando la “autopista magnética”. Crédito: NASA/JPL-Caltech.

Voyager 1 y su sonda hermana, Voyager 2, han estado viajando a través del espacio desde 1977, y están cerca de convertirse en los primeros objetos fabricados por la humanidad en dejar el Sistema Solar.

Los científicos, que no están seguros de cuándo exactamente ocurriría esta salida, dicen ahora que las naves probablemente se encuentran en la región más externa del Sistema Solar, definido por la extensión de la heliosfera, la gran burbuja de partículas cargadas emitidas por el Sol. Voyager 1, en particular, ha ingresado a una nueva región de la heliosfera que los científicos han llamado “autopista magnética”, que permite a las partículas cargadas del interior de la heliosfera fluir hacia el exterior, y que las partículas de la galaxia puedan entrar.

“Creemos que esta puede ser la última capa entre nosotros y el espacio interestelar”, dijo Edward Stone, científico del proyecto Voyager con base en el Instituto de Tecnología de California en Pasadena (California), durante una teleconferencia. “Esta región no había sido anticipada, no había sido predicha”.

Por lo tanto, dijo, es difícil predecir cuán pronto Voyager dejará el Sistema Solar atrás. “No sabemos con exactitud cuánto tardará. Puede tardar dos meses, o puede tardar dos años”, dijo Stone.

Los científicos no creen que las Voyager hayan dejado el Sistema Solar aún debido a la orientación del campo magnético que detectan. Hasta ahora, este campo todavía tiene una dirección este-oeste, de acuerdo con el campo creado por el Sol y retorcido por su rotación. Los modelos predicen que fuera del Sistema Solar el campo magnético tenga una orientación norte-sur.

Mientras Voyager 1, la más lejana de las dos naves espaciales, se aleja cada vez más, mide más y más de las partículas cargadas de alta energía que se cree que se originan más allá del Sistema Solar, comparadas con las partículas de menor energía que se cree que provienen del Sol.

Cantidad de partículas cargadas detectadas por Voyager 1. Crédito: NASA/JPL-Caltech/GSFC.

“El escenario ha cambiado drásticamente”, dijo Stamatios Krimigis, investigador principal del instrumento de partículas cargadas de baja energía, del Laboratorio de Física Aplicada Johns Hopkins en Laurel, Maryland. “Las partículas del exterior han aumentado mucho y aquellas provenientes del interior… han disminuido un poco”.

Las Voyager son las sondas más veteranas aún en funcionamiento de la NASA, y se mantendrán viajando hacia el exterior incluso después que dejen la vecindad del Sol. Sin embargo, pasarán al menos 40.000 años antes que se acerquen a otra estrella, dijo Stone.

Mucho antes que eso ocurra, las sondas se quedarán sin energía para operar sus instrumentos científicos y transmitir sus resultados a la Tierra.

“Tendremos suficiente energía para todos los instrumentos hasta 2020; en ese momento tendremos que apagar nuestro primer instrumento”, dijo Stone. Para 2025 será apagado el último instrumento.

“Somos muy afortunados de que parezca haber una compatibilidad entre nuestra misión y la extensión de la heliosfera”, dijo Stone.

Fuente: SPACE

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...