Voyager 1 ha alcanzado el espacio interestelar

Según los científicos, Voyager 1 se encuentra en el espacio interestelar, pero aún no ha dejado el Sistema Solar ya que las regiones se superponen.

Voyager 1, espacio interestelar

Ilustración de la sonda Voyager 1 entrando al espacio interestelar. Crédito: NASA/JPL-Caltech.

La sonda Voyager 1 de la NASA se ha convertido oficialmente en el primer objeto de fabricación humana en aventurarse en el espacio interestelar. Actualmente, la nave de 36 años de edad se encuentra a unos 19.000 millones de kilómetros del Sol.

Nuevos e inesperados datos indican que la Voyager 1 ha estado viajando durante alrededor de un año a través del plasma, o gas ionizado, presente en el espacio entre las estrellas. Voyager está en una región de transición inmediatamente fuera de la burbuja solar, donde algunos efectos del Sol aún son evidentes.

Un informe del análisis de estos nuevos datos, un trabajo dirigido por Don Gurnett y un equipo de la Universidad de Iowa, es publicado en la edición de este jueves de la revista Science.

“Ahora que tenemos estos nuevos datos clave, creemos que es un salto histórico de la humanidad hacia el espacio interestelar”, dijo Ed Stone, científico del proyecto Voyager en el Instituto de Tecnología de California, Pasadena. “El equipo de Voyager necesitó tiempo para analizar estas observaciones y darles sentido. Pero ahora podemos responder la pregunta que nos hemos estado haciendo; ‘¿Hemos llegado?’. Sí, llegamos”.

Voyager 1 detectó por primera vez el aumento de presión del espacio interestelar en la heliosfera, la burbuja de partículas cargadas que rodea el Sol y que abarca mucho más allá de los planetas exteriores, en 2004. Entonces los científicos intensificaron la búsqueda de evidencias de la llegada de la nave al espacio interestelar, sabiendo que el análisis e interpretación de los datos podría llevar meses o años.

Dado que Voyager 1 no tiene un sensor de plasma en funcionamiento, los científicos necesitaron una manera diferente de medir el plasma en el entorno de la sonda para determinar definitivamente su ubicación. Una eyección de masa coronal producida por el Sol en marzo de 2012 proporcionó a los científicos los datos que necesitaban. Cuando este regalo inesperado del Sol llegó finalmente a la ubicación de Voyager 1 en abril de 2013, el plasma alrededor de la nave comenzó a vibrar como la cuerda de un violín. El 9 de abril, el instrumento de ondas de plasma de Voyager 1 detectó el movimiento. El ‘tono’ de las oscilaciones ayudó a los científicos a determinar la densidad del plasma. Las oscilaciones permitieron determinar que la nave estaba bañada en plasma más de 40 veces más densa de lo que habían encontrado en la capa exterior de la heliosfera. Una densidad de ese tipo es justamente lo que se esperaría en el espacio interestelar.

El equipo de Voyager revisó estos datos y encontró un conjunto de oscilaciones anterior más débil en octubre y noviembre de 2012. Al extrapolar las densidades del plasma medidas de ambos eventos, el equipo determinó que Voyager 1 ingresó al espacio interestelar en agosto de 2012.

Los científicos no saben cuándo Voyager 1 alcanzará la parte ‘tranquila’ del espacio interestelar donde no hay influencia del Sol. Tampoco están seguros cuándo esperar que Voyager 2 cruce al espacio interestelar, pero creen que no falta demasiado para que la hermana de Voyager 1 también lo haga.

El equipo ha aceptado el 25 de agosto de 2012 como la fecha en que Voyager 1 ingresó al espacio interestelar.

Fuente: JPL

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

  • Pingback: Bitacoras.com()

  • Francis M. Lara

    Creo que es la mejor múscia de relax que he escuchado nunca. Se parece mucho a los sonidos del espacio en SUNSHINE, de Danny Boyle.